Las 8 fases lunares: un recorrido simbólico de nuestros procesos

La mirada astrológica concibe el tiempo de forma cíclica a diferencia de la idea que en occidente tenemos del tiempo como algo lineal. Es por ello que tenemos en cuenta los diferentes ciclos de planetas y luminarias y sus diferentes fases para entender los diferentes estadíos que conforman nuestros procesos.

El ciclo más rápido al que hace referencia el cielo astrológico es el de la luna. Su aproximación y lejanía al astro Sol da forma a las diferentes fases lunares. Estas fases representan y simbolizan la cantidad de luz solar (consciente) que es reflejada por la luna (inconsciente). Este ciclo podemos abordarlo desde diferentes* perspectivas (28 días/1año) de fraccionar el tiempo, es por ello que los primeros calendarios se establecieron a partir de la observación de la luna. Aquí os dejamos dos formas de ver estos ciclos:



A continuación os dejamos algunas referencias simbólicas que se producen en cada una de las 8 fases lunares. El conocimiento de estas fases nos puede ayudar a entender nuestros ciclos, a crear nuestros propios rituales, a ordenar los pasos a seguir para cumplir nuestros deseos u objetivos y a entender la naturaleza misma de los procesos, tanto internos como externos.


LUNA NUEVA:

El ciclo lunar arranca con la Luna nueva. En esta primera fase el sol y la luna se unen (a esta unión la llamamos conjunción) y esta cercanía produce dejarnos a oscuras. Es una fase incipiente -a ciegas- el proceso que se inicia no tiene una definición aparente. Es por ello que ésta es una fase intuitiva y dinámica. Quizás este inicio parte de una manera muy inconsciente o muy impulsiva. El aspecto de conjunción nos remite a las características del signo de Aries es por ello que esta fase tiene cualidades de este signo.

El signo en el que se produzca la conjunción nos puede dar grandes pistas de las temáticas a tratar. Es así como en esta fase se empiezan a plantar semillas estableciendo propósitos, anhelos e intenciones aunque aún no sepamos cuál de ellas germinará ni en qué forma.


También en este momento -desde la conexión con aquello que anhelo- puedo aprovechar y estar a oscuras con una misma para visualizar acciones futuras.


LUNA NUEVA VISIBLE O CRECIENTE:

Cuando la luna empieza a asomar su luz -entre la luna nueva y el cuarto creciente- esas intenciones inician su recorrido. Es un momento donde poder tomar la iniciativa y atreverse a salir del casillero de salida. Empiezan a vislumbrarse las intenciones de la luna nueva y aún la energía inicial está lo suficientemente activa como para atreverse y probar.



CUARTO CRECIENTE:

El cuarto creciente simboliza un momento de tensión y también de gran aprendizaje. Es aquí en esta fase donde se producen la mayor parte de las tareas que requieren más esfuerzo. Es momento de separar la paja del trigo, de dejar atrás aquello que no nos permite avanzar y de encontrarnos con las primeras manifestaciones de aquello que iniciamos.


GIBOSA CRECIENTE:

Antes de llegar a la luna llena nos encontramos con la fase que llamamos gibosa. Quizás haya cuestiones o acciones que después de haber pasado por la tensión del cuarto creciente debamos volver a pensar, rehacer o reformular. Este es un momento importante de aprendizaje, de corrección, de calibración... Entre el cuarto creciente y gibosa creciente podemos hacer grandes reajustes de un modo ya más calmado y provechoso.


LUNA LLENA:

En la fase de Luna Llena tenemos la mayor capacidad para ver y entender de qué nos habla el ciclo que iniciamos en Luna Nueva. Quizás las primeras direcciones hacia donde se orientó nuestro cambio o propósito hayan sido modificadas o hayan ido madurando. La luna está completamente iluminada por el Sol llegando a su culminación. Si mis acciones y mi devenir por las fases anteriores viene cargado por la negación de ciertas situaciones y actitudes, la luz solar reflejada por la luna puede desestabilizarme. Si por el contrario estuve dando pasos hacia mi objetivo ahora comprendo qué se estuvo iniciando en mí.


Esta es la fase de máxima claridad y entendimiento. Es con la luna llena también donde el mundo onírico puede revelarnos sus mayores significados e incluso revelarnos secretos. El inconsciente aflora al consciente y podemos observar la parte sumergida del Iceberg. Las emociones están a flor de piel (la luna nos habla de ellas) y nos piden observación y escucha, con aceptación y sin juicio.


GIBOSA MENGUANTE O DISEMINADORA:

Tras la luna llena llega el momento de recoger lo sembrado. Lo que a priori requirió esfuerzo da sus frutos y es por ello que simboliza un momento de recompensas. En esta fase es importante tener en cuenta y reconocer mi capacidad o no de agradecimiento y de disfrute de mis logros.


También aquí empezamos a descender en nuestro camino que llegó a la cumbre en la fase de luna llena.

CUARTO MENGUANTE:

En el cuarto menguante, seguimos en el descenso de la energía y empieza a aparecer la necesidad de depurarme de cuestiones viejas y obsoletas. La conciencia puede sentir cierta crisis o rendición. El proceso tuvo su punto de culminación en la luna llena y de recompensa en la luna diseminadora y ahora nace una necesidad de disolución para preparar de nuevo el terreno. Metafóricamente podemos hablar del otoño del proceso. Un momento de profunda necesidad de despojarme de lo viejo para ser nutriente de lo que va iniciar en el próximo ciclo.


LUNA BALSAMICA:

Es el cierre de ciclo donde se produce la disolución completa. Algo tiene que morir para que algo nuevo nazca. Es así que es un momento de cierre, de despedida y de cultivar nuestra capacidad de aceptación y desapego. Es hora de purificar para poder renacer en el próximo ciclo.




Estas fases y esta mirada cíclica nos acerca a ser conscientes del inamovible dinamismo de la vida y el discurrir del tiempo. Muchas veces en el anhelo de querer detener este movimiento y de retener ciertos momentos "cúlmines" creamos resistencias al cambio que desaceleran nuestra evolución y terminan causándonos dolor. Entender nuestros ciclos y la necesidad de pasar por los otoños e inviernos personales nos permite acompañar la propuesta de la vida y dejar que nos sorprenda con cada nuevo inicio.



*DURACIÓN DE CICLOS IMPORTANTES DESDE LA MIRADA ASTROLÓGICA:
Ciclo 28as: Por un lado podemos contabilizar el ciclo de la luna en la cantidad de días en los que tarda nuestro satélite en recorrer los doce signos (permanece 2as y medio por signo aproximadamente). Desde esta perspectiva tenemos un ciclo completo cada 28as y este ciclo nos remite a cuestiones que tienen que ver con nuestros cambios cíclicos emocionales, con cambios de rutinas o asuntos a corto plazo... Cuestiones más cotidianas e interiores.

Ciclo de 1 año: Por otro lado podemos contabilizar el ciclo de un año partiendo de una luna nueva en un signo hasta la siguiente luna nueva en el mismo signo. Esto se produce alrededor de un año después, teniendo consecuentemente a los 6 meses (mitad de ciclo) su fase de luna llena, donde aquello que inicié en la luna nueva toma su mayor forma. Esta mirada más proyectada en el tiempo nos refiere a objetivos o cuestiones con plazos un poco más amplios que necesitan de  acciones más concretas. 

Teniendo en cuenta lo que llamamos "luna progresada", la dinámica del ciclo Sol-Luna representado en esas progresiones y los movimientos de otros planetas que incluyen esa dinámica tenemos otro tipo de procesos más estructurales y profundos con duraciones más largas. Así es que  algunos procesos con cambios realmente significativos en nuestra vida se producen en el transcurso de 2 años y medio, cada 7 años y  cada 28/30 años. 

Ruth Pallejà Lozano (Psico-astróloga, Terapeuta Floral y Coach con PNL) www.astrologiapsicologica.es

¿Te gustaría estudiar astrología? Empieza cuando quieras con nuestra formación Online



  • Astrología Barcelona
  • Black Facebook Icon

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar la experiencia del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en el botón "Política de privacidad"